Internacionaliza tu startup en Francia

El concurso busca iniciativas chilenas de base científico-tecnológica en la Región de Antofagasta, y tiene como objetivo darles el impulso necesario a las empresas para que, al igual que los ganadores de las versiones anteriores que acaban de volver de París, puedan abrirse las puertas del mercado francés y europeo.

El ecosistema innovador se mueve a nivel internacional. Chile es el país más innovador de Latinoamérica según el Global Innovation Index 2021 y el segundo país en actividad emprendedora inicial del mundo, según el ranking IMD 2021. Por su parte, Francia es el país más atractivo de Europa para las inversiones internacionales y el segundo de Europa en levantamiento de capital para startups (11,6 miles de millones de euros en 2021). 

Este es el contexto del Trophée Startup 2022, el concurso que busca detectar startups de base científico-tecnológica chilenas de todos los sectores de aplicación, con potencial comercial y de crecimiento en Francia; acelerar su proceso de internacionalización y softlanding en el mercado francés; y fomentar las redes y alianzas entre actores de ambos países que son parte de los ecosistemas de investigación, desarrollo, innovación y emprendimiento. Es precisamente lo que hoy existe en regiones del país, particularmente en la de Antofagasta, por lo que se espera que proyectos de la zona participen de esta convocatoria.

Desde el 2017 las políticas de Estado impulsadas por el Presidente Emmanuel Macron van orientadas a convertir a Francia en una Startup Nation. Estas acciones han dado frutos, ya que desde el año 2019 Francia es el país más atractivo de Europa para las inversiones internacionales. El país posee ventajas competitivas importantes para una startup tecnológica chilena: una de las visas tech más fáciles de obtener de Europa, mano de obra calificada y productiva, infraestructura y servicios públicos de gran estándar, un clima empresarial dinámico, y apoyo estatal a las empresas mediante créditos fiscales y otras políticas pro-business.    

El Trophée Startup financia a cada startup ganadora un programa integral de internacionalización, tanto en Chile como Francia. Las startups ganadoras recibirán formaciones, acompañamiento y mentoring en Chile además de pasajes y viáticos para Francia, un programa intensivo de aceleración, conexión con el ecosistema francés y participación a un evento masivo de innovación. 

El concurso es organizado por la Embajada de Francia en Chile, Business France e Inria Chile, cuenta con el apoyo de la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID), CORFO, Start-Up Chile y ProChile y con el auspicio de Air France, BNP Paribas, Engie y Total Eren. Para participar, las startups chilenas deben tener una propuesta de base científico-tecnológica con un alto nivel de sofisticación e impacto.  Deben contar con ventas y/o haber sido beneficiadas con financiamiento a través de fondos concursables y contar con una personalidad jurídica de derecho privado con menos de 10 años de antigüedad contados desde la fecha de postulación a la convocatoria.

Las inscripciones están abiertas en la página web del Trophée Startup, www.tropheestartup.cl, y el plazo para postular es el 1 de septiembre. Los ganadores serán anunciados el 29 del mismo mes.

Experiencias exitosas

Cuatro empresas ganadores de las versiones 2020 y 2021 del Trophée Startup, acaban de volver de Francia, donde estuvieron durante el mes de junio en su proceso de internacionalización. Pewman Innovation, Diagnofast, Suncast y Tet4D fueron a expandir sus proyectos, generar lazos con stakeholders clave en el segundo mercado más grande de la Unión Europea.

Los y las representantes de las startups se beneficiaron de un programa diseñado a la medida por la agencia de innovación y desarrollo de la capital francesa, Paris &Co y participaron en el mayor evento de innovación de Europa: Vivatech. Además, se beneficiaron del apoyo de la oficina de ProChile en París, que los ayudó en generar reuniones con posibles partners y clientes. 

De regreso en Chile, los participantes se reunieron en las oficinas de Inria Chile para contar su experiencia al comité organizador del Trophée Startup y cómo los benefició haber participado de este concurso para internacionalizarse. Todos concluyeron que, a pesar de que en Chile hay un esfuerzo por potenciar a las startups, todavía se está lejos de Francia, donde existe un ecosistema que funciona de manera colaborativa y exitosa.

En esta línea, la startup Tet4D logró generar las condiciones para abrir una oficina y comenzar a operar este año en Francia. Juan Eduardo Valenzuela, co-fundador de la empresa, ya tiene planes para irse a vivir a Francia en el mediano plazo. “Estando allá, llamé a mis socios y tomamos la decisión de abrir en Francia. Nos ayudaron a abrir la cuenta corriente, estamos haciendo los estatutos, firmamos el contrato para el arriendo de la oficina en el sector de Opéra [en pleno centro de la capital francesa] así que estamos bastante bien encaminados. Definitivamente teníamos que instalarnos en Francia y si no hubiera sido por este premio no lo hubiéramos podido hacer con la velocidad con que lo hicimos”, explicó. 

Por su parte, Constanza Levicán, fundadora y CEO de Suncast, destacó que “la experiencia fue sorprendente al ver las oportunidades que entrega el gobierno francés para que startups del ámbito de la energía, sostenibilidad y cambio climático se instalen en Francia. […] Nos reunimos con importantes empresas francesas del ámbito energético, pudimos tener varias reuniones con distintos equipos de nuestros actuales clientes”.

Los participantes, también, señalaron que les llamó la atención la disposición y la receptividad de los franceses al escuchar los proyectos y las innovaciones que llevaban consigo: “Todas las personas que conocíamos se interesaban en nuestras propuestas y, para ellos, la innovación es lo más importante y es la clave, más allá del precio del producto o los costos”, explicó Enzo Galliani de Pewman Innovation.

Finalmente, María Fernanda Coronas de Diagnofast dijo que en París “pudimos conversar con viñas grandes y pequeñas sobre sus necesidades y cómo nosotros podemos apoyarlos en el control de calidad de sus vinos, obteniendo un buen feedback por parte de las viñas. Se pudo tener un mayor alcance y se generaron contactos de mejor calidad que al hacerlo de forma virtual”.