Estudiantes de Villa Las Condes apadrinan los nuevos árboles de su barrio

Como parte de las acciones de la III etapa del programa de arborización participativa de la iniciativa Paseo Cerro a Mar, se realizó la actividad medioambiental liderada por CREO Antofagasta junto a la Ilustre Municipalidad, el Gobierno Regional, la Delegación Presidencial y el apoyo de CONAF.

En una ceremonia efectuada al costado de la Escuela Amengual, niños y niñas de Villa Las Condes recibieron el certificado que acredita el apadrinamiento de los árboles plantados en el perímetro de su establecimiento educacional y que oficializa el compromiso con su cuidado y mantención.

En el hito participaron miembros del recién conformado Comité Ambiental de Villa Las Condes, alumnos de la Academia Ecológica de la escuela, apoderados, vecinas y vecinos del barrio; y sirvió para mantener el renovado espacio público, hacer una limpieza participativa del sector y plantar nuevos arbustos. También se instalaron letreros para fomentar en la comunidad el cuidado de las nuevas especies y del medioambiente.

Pablo Bello, jefe de proyecto de CREO Antofagasta, resaltó el trabajo articulado con las distintas organizaciones y el significado de la actividad ya que “hoy estamos culminando las acciones del programa de arborización en este sector de la escuela Santiago Amengual. Partimos con la plantación participativa el pasado mes de junio y hoy estamos manteniendo esa intervención y dejando a cargo del comité ambiental y de los padrinos y madrinas el cuidado de las nuevas especies. Este territorio es muy significativo para nuestro quehacer ya que acá estamos empujando para construir el primer Paseo Cerro a Mar, iniciativa estratégica del Plan Maestro de CREO, y por lo tanto es relevante fomentar acciones como esta en que junto a la comunidad intentamos mejorar la calidad de vida del barrio”.

La actividad finalizó con la entrega de los diplomas a los estudiantes y la instalación de letreros informativos que contienen la fecha de plantación de cada una de las nuevas especies (acacias y chañares donados por Conaf), el nombre de todos los estudiantes que las apadrinaron y el código QR que está enlazado a la ficha técnica con información de cada árbol.

Lincy Hilario, estudiante de la escuela Santiago Amengual que amadrinó un chañar, valoró la oportunidad de preocuparse del cuidado y crecimiento de un nuevo árbol “porque estoy ayudando a crear una vida, a salvar el planeta y dándonos a todos un mejor futuro. Voy a ayudar a nutrirlo y que crezca bien. Los árboles nos dan oxígeno y así nos dan vida a nosotros los seres humanos; y los árboles hacen que este lugar tenga más vida y color”.

Asimismo, Ximena Lara, profesora y monitora de la academia ecológica de la escuela Santiago Amengual destacó el impacto porque “esta es una iniciativa muy bonita porque nuestro ambiente está cada día más hermoso con los árboles, esto hace que tengamos más seguridad y que además no se bote basura en el sector. La importancia de que los niños apadrinen los árboles es que desde pequeños se están dando cuenta que es la manera de ayudar a salvar al planeta y que un árbol puede entregarnos un futuro mejor. Esto mejora el barrio en el sentido de que se ve más hermoso, más limpio, y que los vecinos y la comunidad puedan tener un nuevo espacio en el cual compartir”.

El programa de arborización es una obra temprana de la iniciativa Paseo Cerro a Mar y desde su puesta en marcha se han plantado diversas especies arbóreas en la población Corvallis, Lautaro y Villa Las Condes. Su objetivo es vincular a la comunidad con el cuidado del medio ambiente y del barrio, incrementar el número de árboles y áreas verdes, y contribuir al bienestar y calidad de vida del sector.